CÓMO SE PROCESA NUESTRO ARROZ

Si hay algo que diferencia nuestro arroz de muchos otros arroces es que en Brazal controlamos cada fase del proceso productivo. Esta condición nos permite llevar el arroz del campo a la mesa y asegurar su calidad.

El proceso productivo de este cereal comienza en primavera con el laboreo del campo y el abonado de las tierras. Después, en el mes de mayo, se siembran nuestros campos con las mejores semillas certificadas.

LABOREO

ABONADOSIEMBRA

 

 

 

 

La cosecha de este cereal se lleva a cabo en octubre, ya que la humedad ideal de recolección del arroz está en torno al 20%. Tras la cosecha, se procede al secado del grano, que se hace en dos fases para evitar su cristalización. En la primera fase se disminuye el porcentaje de humedad del arroz hasta que se sitúa entre el 16-17%; mientras que en la segunda fase se reduce hasta alcanzar el 14-15%.

Una vez seco y mediante un sistema de vibración se eliminan las impurezas tales como piedras y espigas secas para dejar únicamente los granos de arroz cáscara. Con la molienda, se procede a retirar la cascarilla que recubre el arroz y cuyas características son perfectas para su reutilización en camas de animales. De este proceso obtenemos el arroz integral, muy rico en fibras, vitaminas y minerales.

COSECHA

SECADERO

 

 

 

 

 

Tras la molienda se pasa a la elaboración del arroz blanco, que se consigue mediante un sistema de pulido que elimina el salvado que recubre los granos de arroz integral. En este proceso, se generan los granos de arroz blancos que se usan para consumo, pero también se generan granos partidos y cilindro (polvo de arroz) que se usan para la elaboración de alimentación animal.

Finalmente, el arroz blanco pasa por una máquina de aire que elimina aquellos granos de arroz que no son adecuados para la alimentación (granos verdes, rojos o picados).

Tras todo este proceso, el arroz está listo para envasar y consumir.

MOLINO

ENVASADO